• Lunes - Sábado De 8:00AM A 6:00PM

  • Dionisio Valera #5 Bella Vista, 10111 Sto Dgo, RD

  • 809 534 6002

¿QUE SON LAS ALUCINACIONES? 1/7

 

Las alucinaciones no son mas que percepciones especificas producidas por la mente de un individuo ante un olor, sonido o vision sin algun estimulo fisico externo.

 

Aunque la alucinacion mas comun es la de escuchar voces, tambien hay otras tantas que podrian involucrar, ver o sentir cosas cuando en realidad no existen.

 

En general se producen por trastornos neurológicos, por psicosis, por el consumo de estupefacientes y como consecuencia, del delirium tremens, que produce la adicción al alcohol.

 

Comportamientos paranoides, manía persecutoria, alucinaciones o delirios son algunos de los síntomas psiquiátricos que se producen como consecuencia del consumo de drogas y que suelen desaparecer con la eliminación del tóxico.

El Subdirector General de Salud Mental y Drogodependencias del Sergas, Víctor Pedreira, subraya que al margen de los efectos de la intoxicación propiamente dicha, más preocupantes son aquellos casos en los que los síntomas psicóticos persisten una vez eliminada la droga y superados los físicos, como ansiedad o palpitaciones.
“Cuando se mantienen las alucinaciones y los delirios es probable que estemos ante una psicosis inducida”, cuadros cada vez más frecuentes en la comunidad, aunque no hay datos concretos debido a “problemas conceptuales”. El subdirector de Salud Mental explica que las alucinaciones y delirios no suelen persistir más de cuatro semanas, aunque con la cocaína y las anfetaminas “pueden durar incluso más tiempo”.

 

Manía persecutoria y psicosis cocaínica, son dos de los síntomas que más suelen prevalecer. Pedreira explica que éste último es especialmente duro, ya que el drogodependiente tiene la sensación de que por debajo de su piel “anidan pequeños gusanos, como si estuviese parasitado”. Esta alucinación táctil lleva al enfermo a “escarbarse la piel e incluso hacerse tajos con un cuchillo para intentar quitarse los parásitos; hacen verdaderos estragos”.

 

Los estudios confirman que el consumo diario de drogas de diseño “llegan a incrementar hasta tres veces” la posibilidad de que un adolescente predispuesto genéticamente a sufrir esquizofrenia desarrolle la enfermedad cuando, de no haberse drogado, “puede que la enfermedad nunca llegase a manifestarse”.

Tags:
Categories:

La marihuana sintética más potente ya llegó a la República Dominicana

 

Antes de comenzar, se debe definir ¿Qué es la marihuana sintética?
El efecto de esta droga puede resultar ser diez veces más fuerte que la marihuana y más potente que el de la cocaína; tratándose de nueva droga sintética llamada “spice” o “K2”, la cual ha llevado a las salas de urgencias a muchos jóvenes. Es una droga totalmente diseñada y preparada, donde las hierbas, incienso u otros materiales de hoja son rociados con productos químicos líquidos de laboratorio de síntesis para imitar el efecto de THC, el ingrediente psicoactivo de la planta de marihuana de crecimiento natural.

El spice, el K2 y las sales de baño (es el nombre usado por los comerciantes para enmascarar el contenido real de estas sustancias) se han convertido en la segunda droga más consumida por los jóvenes norteamericanos, solo por detrás de la marihuana
Se ha creado una gran vaeriedad de ofertas de este tipo de sustancias, razón por la que los expertos no determinan fácilmente cuales son los efectos que sean comunes entre todos los tipos de cannabis.

Los más frecuentes síntomas son: aceleración del ritmo cardíaco, paranoia extrema, tendencias suicidas, agresividad, nerviosismo, subida de la presión arterial, temblores y mareos, alucinaciones y dilatación de pupilas. Estos síntomas son muy similares a los que producen sustancias como la cocaína, el LSD y la metanfetamina.

Se declara que estas drogas no se fabrican en República Dominicana, sin embargo ya llegaron a sus calles, lo que ha generado un aumento de personas con sobredosis y que necesitan tratamiento médico.
Se trata de crear consciencia sobre el uso de esta droga, debido a que puede generar grandes cambios negativos en un contexto social y cultural para el país.

Tags:
Categories:

Los consumidores de marihuana tienen 5 veces más riesgo de tener problemas de alcoholismo

El alcohol y la marihuana son dos de las drogas con mayor aceptación y menor percepción de riesgo por parte de la sociedad, aún cuando la evidencia es contundente al referirse a los efectos nocivos de dichas drogas para la salud física, psicológica, familiar y social.

El problema se agrava todavía más cuando una de ellas puede propiciar el abuso de otra. Y precisamente eso fue lo que encontró una reciente investigación de la ya conocida publicación científica Journal Drug and Acohol Dependence. La misma observó que los adultos que consumen marihuana tienen hasta 5 veces más riesgo de desarrollar adicción al alcohol, en comparación con aquellos adultos que no consumen marihuana.

En la investigación participaron más de 27.000 adultos, que fueron evaludados en dos oportunidades por un lapso de tres años.

También se encontró que los adultos con problemas relacionados al consumo de alcohol que no utilizaban marihuana, eran más propensos a ingresar a programas de recuperación después de los tres año de investigación. Un dato no menor, porque sugiere que esas personas estaban más dispuestas a buscar ayuda para dejar la bebida.

El riesgo encontrado es muy alto: 5 veces mayores probabilidades de desarrollar problemas con el alcohol. Esperemos que este dato no pase desapercibido y sea tenido en cuenta por los planes de salud, ya que así se podrá prevenir un problema que es capaz de arruinar la vida entera de una persona.

Tags:
Categories:

¿Cuáles son algunos de los efectos de sustancias de abuso específicas?

  • Nicotina: es un estimulante adictivo que se encuentra en los cigarrillos y otras formas de tabaco. El humo del tabaco aumenta el riesgo de un consumidor de contraer cáncer, enfisema, trastornos bronquiales y enfermedades cardiovasculares. La tasa de mortalidad asociada con la adicción al tabaco es asombrosa. El consumo de tabaco acabó con la vida de aproximadamente 100 millones de personas durante el siglo XX y, si las tendencias actuales de tabaquismo continúan, se ha proyectado que el total de muertes en este siglo alcanzará los mil millones.
  • Alcohol: su consumo puede dañar el cerebro y la mayoría de los órganos del cuerpo. Las áreas del cerebro que son especialmente vulnerables a los daños relacionados con el alcohol son la corteza cerebral (en gran parte responsable de nuestras funciones cerebrales superiores, que incluyen la resolución de problemas y la toma de decisiones), el hipocampo (importante para la memoria y el aprendizaje) y el cerebelo (importante para la coordinación de los movimientos).
  • Marihuana: es la sustancia ilegal que más se consume. Esta droga deteriora la memoria a corto plazo y el aprendizaje, la capacidad de concentración y la coordinación. También aumenta la frecuencia cardíaca, puede dañar los pulmones y puede aumentar el riesgo de psicosis en quienes padecen una vulnerabilidad subyacente.
  • Medicamentos recetados: en este grupo se encuentran los analgésicos opiáceos (como OxyContin®y Vicodin®), los sedantes ansiolíticos (como Valium® y Xanax®) y los estimulantes contra el TDAH (como Adderall® y Ritalin®), que comúnmente son mal utilizados en el autotratamiento de problemas médicos o consumidos en exceso con el fin de potenciar su efecto o (especialmente con estimulantes) mejorar el rendimiento. Sin embargo, el mal uso o el abuso de estos medicamentos (es decir, su consumo de otra manera que no sea exactamente como lo indica un médico para los fines prescritos) puede conducir a la adicción, e incluso, en algunos casos, a la muerte. Por ejemplo, con frecuencia se abusa de los analgésicos opiáceos al aplastarlos e inyectarlos o inhalarlos, aumentando así en gran medida el riesgo de adicción y sobredosis. Por desgracia, existe una percepción errónea de que, debido a que estos medicamentos son recetados por los médicos, son seguros, incluso cuando se consumen de forma ilegal o por personas a quienes no se los han recetado.
  • Inhalantes: son sustancias volátiles que se encuentran en muchos productos para el hogar, tales como limpiadores para hornos, gasolina, pinturas en aerosol y otros aerosoles, que inducen efectos que alteran la mente. Con frecuencia son las primeras drogas que prueban los niños o adolescentes. Los inhalantes son sumamente tóxicos y pueden dañar el corazón, los riñones, los pulmones y el cerebro. Incluso una persona sana puede sufrir insuficiencia cardíaca y la muerte en cuestión de minutos con una sola sesión de inhalación prolongada de un inhalante.
  • Cocaína: es un estimulante de acción corta, que puede llevar a los usuarios a tomar la droga muchas veces en una sola sesión (esto se conoce como “atracón”). El consumo de cocaína puede conducir a graves consecuencias médicas relacionadas con el corazón y los sistemas respiratorio, nervioso y digestivo.
  • Anfetaminas: en este grupo se incluye a la metanfetamina. Son estimulantes poderosos que producen sensaciones de euforia y estado de alerta. Los efectos de la metanfetamina son especialmente duraderos y perjudiciales para el cerebro. Las anfetaminas pueden elevar la temperatura corporal y pueden producir problemas graves en el corazón y convulsiones.
  • MDMA (Éxtasis o “Molly”): produce tanto efectos estimulantes como alucinógenos. Puede aumentar la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el estrés de la pared cardíaca. La MDMA también puede ser tóxica para las células nerviosas.
  • LSD: es una de las drogas alucinógenas, o que alteran la percepción, más potentes. Sus efectos son impredecibles y los que la consumen pueden ver imágenes y colores vívidos, oír sonidos y percibir sensaciones que parecen reales, pero que no existen. Los consumidores también pueden tener experiencias traumáticas y emociones que pueden durar muchas horas.
  • Heroína: es un medicamento opiáceo potente que produce euforia y sentimientos de relajación. Enlentece la respiración, y su uso está ligado a un aumento del riesgo de enfermedades infecciosas graves, en especial cuando se consume por vía intravenosa. Las personas que se vuelven adictas a los analgésicos opiáceos a veces los reemplazan con heroína, ya que produce efectos similares y puede ser más barata o más fácil de obtener.
  • Esteroides: si bien se los puede recetar para determinadas afecciones médicas, se abusa de ellos para aumentar la masa muscular y mejorar el rendimiento atlético o la apariencia física. Entre las graves consecuencias del abuso podemos mencionar acné severo, enfermedades del corazón, problemas en el hígado, accidentes cerebrovasculares, enfermedades infecciosas, depresión y suicidio.
  • Combinaciones de drogas. Una práctica particularmente peligrosa y común es la combinación de dos o más drogas. La práctica va desde la coadministración de drogas legales, como el alcohol y la nicotina, a la mezcla peligrosa de fármacos recetados, y a la combinación letal de heroína o cocaína con fentanil (un medicamento opiáceo para el dolor). Sea cual sea el contexto, es fundamental tener en cuenta que debido a las interacciones de las drogas– con otros medicamentos, tales prácticas suelen plantear riesgos significativamente más altos que los fármacos, que ya son nocivos por sí solos.

Para obtener más información sobre la naturaleza y el alcance de las drogas adictivas comunes y sus consecuencias para la salud, consulte el sitio Web del NIDA (www.drugabuse.gov) y www.volver.com.do o para ver los informes de investigación populares (www.drugabuse.gov/ResearchReports/ResearchIndex.html), DrugFacts fact sheets y otras publicaciones.

Tags:
Categories:

El consumo que más daña

Ángel Perdomo, Carlos Gutiérrez y Ana Lucía Mena tienen un pasado parecido y un presente en el que luchan para sentirse mejor.

Los tres, en sus primeros años de juventud, cayeron en el mundo de las drogas y hoy cuentan lo que han pasado y el costo que han tenido que pagar.

En el proceso de recuperación, la intervención de sus seres queridos ha sido vital.

“Me detectaron un cáncer entre la nariz y la boca por el consumo excesivo de droga, me pasaba todo el día oliendo cocaína, y eso me ha deteriorado. Mi familia me ha ayudado y me ha llevado al médico, y eso me ha mejorado mucho. Pero ya el palo está dado, tengo cáncer”, lamenta Mena.

En el caso de Perdomo la situación no es menos desalentadora. Consumía heroína y comenta que se vio al borde de la muerte.

“Estuve casi al morir. Consumí heroína hasta que me harté y eso me dañó el corazón y otros órganos. Hoy no puedo ni andar solo porque estoy muy débil, y en todo esto mi familia es la que me ha ayudado a pararme. Por eso es que hay que tener familia, si no fuera por ellos estuviera muerto”, dice Perdomo.

Expresa que le han hecho “de todo en el corazón” y sigue enfermo, sus problemas de salud solo lo asocia con su adicción a la heroína.

Aconseja a los jóvenes no consumir ningún tipo de droga porque “solo trae problemas”.

 “Por poco me matan”
A sus 18 años Carlos Gutiérrez empezó a consumir drogas. El resultado actual: problemas en los riñones, causados, según su médico, por la adicción.

“Fumaba y bebía drogas. Consumí de varios tipos. Todas son dañinas, a mí por poco me matan. Cuando empecé a consumirlas lo hice porque sentía que era grande. Hoy tengo 34 años y ya soy un cadáver andante. Mis expectativas de vida no son las mejores, y mira que siempre he sido un tipo inteligente, pero no le saqué

provecho a esa inteligencia”, lamenta Gutiérrez.

Consecuencias de una adicción 
La adicción a las drogas desencadena problemas sicológicos y físicos que desgastan la vida poco a poco. Las razones por las que se cae en este mundo son diversas, pero el resultado es el mismo: la destrucción.

Según el experto en el tema de adicción Hanoi Vargas, el grado del desgaste dependerá del tipo de sustancia y la dosis que se consuma.

Vargas, director de la fundación Volver, dice que todas las drogas afectan sicológicamente, pero hay tres que son las más dañinas: benzodiazepinas, que son fármacos, heroína y alcohol.

“Las tres alteran tanto la bioquímica del cerebro que para dejarlas, cuando se es compulsivo con ellas, se necesitan procesos de desintoxicación porque la vida de la persona puede correr un grar riesgo”, explica el especialista.

Vargas y Abdiel Burgos, del centro Hogar Crea Dominicana explican los efectos y daños que provocan algunas sustancias:

En el caso de la heroína, además de alterar mucho el cerebro, genera una obsesión de consumo y ello es lo que lleva a que las personas adictas se salgan del marco de la ley para adquirirla.

Genera problemas de visión, respiración y depresión.

La heroína, aunque su consumo ha aumentado, es la droga menos demanda.

Con las benzodiazepinas, que se venden solo con prescripción médica, cuando se abusa su consumo se genera un cuadro “aparatoso”.

“Por igual, el alcohol puede generar un delirio interno si tu entras en abstinencia. Su efecto negativo está asociado a la cirrosis hepática (inflamación en el hígado)”, explica Vargas, quien labora en un centro dedicado a trabajar con personas que presentan problemas de adicción.

Mientras que Burgos añade  que este tipo de adicción crea una conducta agresiva, problemas de sueño, motores y hasta la muerte.

Además, esta es la droga que más consume porque es legal.

Con respecto a la marihuana, esta genera un efecto tranquilizante, puede inducir a cuadros sicóticos (escuchar voces, ver visiones), y resta las facultades cognitivas con el tiempo.

Burgos agrega que también desencadena problemas con el habla y auditivo.

Con la cocaína, explica Vargas, el primer efecto que causa es hiperactividad, y también induce a cuadros sicóticos, descompensa y afecta los centros del placer, porque es estimulante, y genera un efecto neurodopaminérgico.

“Es decir, la droga llega al centro del placer del cerebro y hay un transmisor llamado dopamina asociado a la euforia, y cuando llega la cocaína es un estallido en las neuronas, lo que lleva a un estado subjetivo de control, dominio, bienestar y optimismo”, asegura Vargas.

El especialista sostiene que, según han comentado muchos pacientes, las personas bajo el efecto de la cocaína pueden estar sin nada de dinero, y sienten el optimismo de que todo está resuelto y no hay problemas.

A ello, Burgos añade que también se desarrollan alteraciones en los latidos del corazón, incomodidad para respirar, ataques de epilepsia e infartos.

Mientras que el crack, dice Vargas, es una sustancia que llega más rápido al sistema nervioso comparada con las demás, ya que se prepara para inhalarse. Su efecto no dura tanto, por ello la persona siente la ansiedad de volver a probarla  y fácilmente cae en la adicción.

Principales casos
En el país una de las principales consultas, en cuanto a los esquemas siquiátricos o de los centros de salud mental, es el cuadro sicótico inducido por sustancias.

“El tema droga es la segunda razón de consulta y el cuadro sicótico inducido por sustancias, la cuarta”, dice Vargas, tras especificar que el dato pertenece a los registros del año pasado del departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública.

Expresa que los casos por drogas que más se demandan en servicios de atención son por crack, cocaína, marihuana y alcohol.

Superar la adicción
Para evitar una vida desgastada por el consumo de las drogas, la persona que ha caído a ese mundo debe superar una serie de procesos, sin embargo, todo dependerá del tipo de sustancia a la que es adicta, la dosificación que se administraba, frecuencia del consumo y el interés personal que hay para salir de este círculo.

“Hay que ver primero el estadio mental en que se encuentre la persona con adicción, porque puede estar en precontemplación, que no reconoce el problemas; que esté en la contemplación, esto es cuando sabe lo que tiene pero no ha tomado la medida para resolverlo; también puede estar en la búsqueda de salir del problema; o en la fase de acción, decidida a buscar la ayuda”, explica.

Dependiendo de ello, agrega, se puede decir si será más fácil o no salir de esa problemática.

Es por esto que el especialista dice que no se puede dar un tiempo determinado en el proceso de recuperación, ya que es algo multifactorial.

Aunque, señala, el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIDA, por sus siglas en inglés), entiende que los programas más largos tienden a ser los más efectivos.  ((Todas las drogas afectan sicológicamente, pero hay tres que son las más dañinas: benzodiazepinas, que son fármacos, heroína y alcohol.

Por qué se cae en las adicciones 
Cuando una persona empieza a consumir cualquier sustancia siente el efecto positivo que esta tiene porque entiende que está mejor, pero lo peligroso es que esta práctica se convierte en una necesidad primaria.

“Cuando una persona empieza a consumir lo hace buscando un beneficio en algo, no con la intención de destruirse ni provocarse los problemas que desencadena la adicción”, explica Hanoi Vargas, especialista en el tema de adicción.

Las razones por las que una persona se convierte en adicto a una droga es algo multifactorial.

Vargas dice que existen factores psicológicos. Las personas que son tímidas, inhibidas y consumen alcohol tornarse desinhibidas, originalmente quisieran ser así de manera natural.

En el caso de la marihuana, hay personas con una personalidad ansiosa, que manejan mucho estrés, pero cuando consumen se tranquilizan.

Asegura que el miedo, vergüenza y la sensación de culpa también pueden llevar a una persona a consumir drogas.

Igual sucede con la heroína, sostiene, hay gente que tiene mucho sufrimiento interno, y se cae a esa sustancia para desconectarse de todo lo que pueda presentar un problema.

“Hay gente que ha adquirido la problemática de la adicción o han detonado ese tema sobre la base de un episodio que originalmente se hizo con el objetivo de ser más funcional. También hay quienes caen porque quieren ser aceptados en grupos y la regla para pertenecer a él es consumir drogas”, manifiesta Vargas, director de la fundación Volver.

Tags:
Categories:

Los riesgos del humo de la marihuana

Respirar humo de marihuana pasivamente puede dañar el corazón y los vasos sanguíneos tanto como el humo de cigarrillo, según un estudio preliminar presentado en las Sesiones Científicas de la American Heart Association 2014.

En el estudio, la función de los vasos sanguíneos en ratas de laboratorio se redujo 70% después de que estuvieron expuestas 30 minutos al humo de la marihuana. Incluso cuando la marihuana no contenía tetrahidrocannabinol (THC) -un compuesto de la que produce intoxicación- la función de los vasos sanguíneos todavía estaba afectada.

La disminución de la función de los vasos sanguíneos puede aumentar las probabilidades de desarrollar aterosclerosis y podría conducir a un ataque al corazón. La aterosclerosis es el proceso de la enfermedad que causa acumulación de placa en las arterias y restringe el flujo de sangre.

La mayoría de la gente sabe que estar expuestos pasivamente al humo del cigarrillo es malo, pero muchos no se dan cuenta que el humo de la marihuana también puede ser perjudicial”, dijo Matthew Springer, autor principal del estudio, investigador cardiovascular y profesor asociado de Medicina en la Universidad de California.

La marihuana y el humo del tabaco son química y físicamente iguales, al margen de sus ingredientes activos.

La caída de la función de los vasos sanguíneos a partir del THC de la marihuana sugiere que el compuesto no es responsable del efecto. Del mismo modo, este estudio confirma que la nicotina no se requiere para que el humo interfiera con la función de los vasos sanguíneos.

En el estudio, los investigadores utilizaron una máquina de humo de cigarrillo modificada para exponer las ratas al humo de la marihuana. Una máquina de ultrasonido de alta resolución midió qué tan bien funcionó la principal arteria de la pata de las ratas. Los investigadores registraron la dilatación de los vasos sanguíneos antes de la exposición al humo, 10 y 40 minutos después de la exposición al humo.

Ahora que la marihuana se está legalizando cada vez más en los Estados Unidos, su efecto sobre los demás es un creciente problema de salud pública, dijo Springer.

Si pasas mucho rato en una habitación donde la gente fuma mucha marihuana, se te pueden estar dañando los vasos sanguíneos. No hay razón para pensar que el humo de la marihuana es mejor que el humo del tabaco. Evítalos a los dos”, agregó.

El humo del tabaco de segunda mano causa cerca de 34, 000 muertes prematuras por enfermedades del corazón cada año en los Estados Unidos entre los no fumadores, de acuerdo con el informe reporte Surgeon General 2014, sobre las consecuencias del consumo de tabaco.

 

Se necesita más investigación para determinar si el humo de la marihuana tiene otros efectos similares al humo de cigarro en los seres humanos.

Tags:
Categories: