• Lunes - Sábado De 8:00AM A 6:00PM

  • Dionisio Valera #5 Bella Vista, 10111 Sto Dgo, RD

  • 809 534 6002

La marihuana sintética más potente ya llegó a la República Dominicana

 

Antes de comenzar, se debe definir ¿Qué es la marihuana sintética?
El efecto de esta droga puede resultar ser diez veces más fuerte que la marihuana y más potente que el de la cocaína; tratándose de nueva droga sintética llamada “spice” o “K2”, la cual ha llevado a las salas de urgencias a muchos jóvenes. Es una droga totalmente diseñada y preparada, donde las hierbas, incienso u otros materiales de hoja son rociados con productos químicos líquidos de laboratorio de síntesis para imitar el efecto de THC, el ingrediente psicoactivo de la planta de marihuana de crecimiento natural.

El spice, el K2 y las sales de baño (es el nombre usado por los comerciantes para enmascarar el contenido real de estas sustancias) se han convertido en la segunda droga más consumida por los jóvenes norteamericanos, solo por detrás de la marihuana
Se ha creado una gran vaeriedad de ofertas de este tipo de sustancias, razón por la que los expertos no determinan fácilmente cuales son los efectos que sean comunes entre todos los tipos de cannabis.

Los más frecuentes síntomas son: aceleración del ritmo cardíaco, paranoia extrema, tendencias suicidas, agresividad, nerviosismo, subida de la presión arterial, temblores y mareos, alucinaciones y dilatación de pupilas. Estos síntomas son muy similares a los que producen sustancias como la cocaína, el LSD y la metanfetamina.

Se declara que estas drogas no se fabrican en República Dominicana, sin embargo ya llegaron a sus calles, lo que ha generado un aumento de personas con sobredosis y que necesitan tratamiento médico.
Se trata de crear consciencia sobre el uso de esta droga, debido a que puede generar grandes cambios negativos en un contexto social y cultural para el país.

Tags:
Categories:

6 motivos por los que los psicólogos no recomiendan ver “13 Reasons Why”.

La producción original de Netflix, con colaboración especial de Selena Gómez, trata de forma muy explícita temas como el suicido y el bullying, motivo por el que los especialistas están muy preocupados por sus repercursiones en la juventud.

Cualquiera que haya estado navegando por las redes sociales en las últimas semanas conoce, un poco más o un poco menos, la trama de la nueva serie de moda “13 Reasons why“, que se traduce al español como “Por treces razones”. El programa cuenta la historia de Hannah Baker, una joven que se suicida y le deja a sus compañeros de clase una serie de casettes donde explica cómo cada uno de ellos la llevo a tomar esa terrible decisión.

Aunque la serie es increíblemente atrapante, cae en algunos lugares comunes de típica historia de adolescentes estadounidenses y en alguna que otra cuestión racista. Sin embargo, el mayor peligro que tiene este programa, basado en el libro que lleva el mismo nombre escrito por Jay Asher en 2007, es que muchos especialistas consideran que podría inducir al suicidio.

Jaelea Skehan, directora del Instituto de Salud Mental de la Universidad de Newcastle, en Australia, escribió un análisis titulado: “Seis motivos por lo que me preocupa una serie de televisión”, donde relata cuales son las razones por las que considera que “13 Reasons why” es peligroso para los jóvenes.

1- La escena del suicidio es muy gráfica

Dentro del mundo del periodismo es sabido que al momento de cubrir el suicidio de un personaje famoso o relevante hay que tener mucho cuidado, ya que es un tipo de conducta que suele ser imitativa. Esto es conocido como “efecto Werther”, por el nombre del protagonista de una novela de Goethe que termina quitándose su propia vida. Luego de que se publicase la obra, en 1774, se produjo en Europa una serie de suicidios en masa de formas muy parecidas a las del personaje.

Skehan plantea el mismo argumento para la serie televisiva. “El nivel de detalle que se da y lo larga de la escena no concuerda con ninguna de las recomendaciones internacionales sobre la representación de métodos suicidas”, explica la especialista, y agrega: “sabemos que descripciones detalladas están asociadas con un aumento en la tasa de personas que se quitan la vida”.

2- Da un mensaje erróneo sobre los motivos de un suicidio

La serie tiene la intención de generar consciencia sobre los factores de riesgo para los adolescentes, sugiriendo que siempre existen motivos lineales por los que esto sucede. En ningún momento se alerta sobre la posibilidad de que la protagonista esté sufriendo algún trastorno emocional, como suele suceder en la mayoría de los casos.

“El show básicamente da la idea de que con tantas “razones” el suicidio era inevitable, lo que no es un mensaje que ayude mucho”, plantea Skehan, que también considera que la serie no hace el mínimo esfuerzo por legitimar los sentimientos y el sufrimiento de los otros. “Los jóvenes tienen que entender que el dolor psicologógico es válido y que tienen derecho a buscar ayuda tengan o no razones”, expresa.

3- Se pierde la oportunidad de mostrar el impacto que tiene en los demás

Si bien en la serie se le dedica una gran cantidad de tiempo al duelo de los padres, no se sigue el mismo tratamiento para el resto de los personajes que conocían a la protagonista. Sus compañeros de colegio y en especial los docentes y directivos, no parecen estar sufriendo de la forma en la que sucede en la vida real.

La psicóloga australiana argumenta porqué hubiese sido conveniente mostrar más el dolor de sus conocidos y expone: “El suicidio tiene un impacto devastador y duradero en la familia, los amigos, y en una amplia red de gente que conocía a la persona”

4- Genera mucha culpa en los personajes y en el espectador

“Para cualquiera que haya perdido a alguien querido por un suicidio, es probable que la narrativa de la serie le agregue más culpa de la que esté sintiendo”, advierte Skehan. Durante el desarrollo del programa, se va construyendo la idea de que si alguno de los personajes hubiera hecho algo distinto, la protagonista seguiría viva, lo que no alivia el dolor que pueden estar sufriendo algunos espectadores si no que lo acrecienta.

5- No alienta la búsqueda de ayuda

“13 reasons why” muestra cómo los adolescentes hacen un gran esfuerzo por esconder de sus padres y maestros los problemas que los aquejan. En la única ocasión en la que la protagonista busca un consejo en un adulto, el consejero escolar, este maneja muy mal la situación, lo que da una pésima idea de cómo funcionan las redes de contención institucionales.

“No tuve la sensación de que nada en este drama alentara a los jóvenes a hablar con sus padres o algún otro adulto de confianza”, manifestó la especialista.

6- Le da un valor romántico al suicidio y a la idea de “dejar un mensaje”

Durante el desarrollo de la serie se ve como los personajes a los que la protagonista acusa de “llevarla al suicidio” se sienten terriblemente culpables por lo sucedido y sufren deseando haber hecho las cosas distinto. La voz de la narradora durante todo el show da la idea de que la joven está viendo como su mensaje tiene un efecto en sus compañeros.

La especialista en salud mental considera que esto es especialmente peligroso porque presenta al suicidio como una forma de conseguir una respuesta en la gente. “La dura realidad es que la protagonista no podrá ser testigo de las reacciones de las personas”, explica, y agrega que se siente particularmente preocupada por haber visto en las redes sociales varios mensajes de jóvenes que consideran que la muerte de la chica “tuvo un sentido” o que había “dejado una lección”.

Tags:
Categories:

Los consumidores de marihuana tienen 5 veces más riesgo de tener problemas de alcoholismo

El alcohol y la marihuana son dos de las drogas con mayor aceptación y menor percepción de riesgo por parte de la sociedad, aún cuando la evidencia es contundente al referirse a los efectos nocivos de dichas drogas para la salud física, psicológica, familiar y social.

El problema se agrava todavía más cuando una de ellas puede propiciar el abuso de otra. Y precisamente eso fue lo que encontró una reciente investigación de la ya conocida publicación científica Journal Drug and Acohol Dependence. La misma observó que los adultos que consumen marihuana tienen hasta 5 veces más riesgo de desarrollar adicción al alcohol, en comparación con aquellos adultos que no consumen marihuana.

En la investigación participaron más de 27.000 adultos, que fueron evaludados en dos oportunidades por un lapso de tres años.

También se encontró que los adultos con problemas relacionados al consumo de alcohol que no utilizaban marihuana, eran más propensos a ingresar a programas de recuperación después de los tres año de investigación. Un dato no menor, porque sugiere que esas personas estaban más dispuestas a buscar ayuda para dejar la bebida.

El riesgo encontrado es muy alto: 5 veces mayores probabilidades de desarrollar problemas con el alcohol. Esperemos que este dato no pase desapercibido y sea tenido en cuenta por los planes de salud, ya que así se podrá prevenir un problema que es capaz de arruinar la vida entera de una persona.

Tags:
Categories:

¿Soy adicto al celular?

El uso excesivo de los celulares por las múltiples funciones tecnológicas que tienen hoy en día, es un tema sobre el tapete del que ya muchos han sacado conclusiones.

 Sin duda son útiles, para el trabajo, para la comunicación rápida, consultas y diversión. Pero cuando permanecemos varios días apegados a ese maravilloso aparatito, sin soltarlo medio minuto, muchos nos preguntamos si ya entramos en la categoría de adictos.

                                                                                                                                                                                           Toda actividad generadora de placer es potencialmente adictiva, y usar el celular podría ser una de ellas, categorizándose según su frecuencia en uso, abuso y dependencia, según aclara el psicólogo clínico Hanoy Vargas.

El experto detalla que el comportamiento adictivo relacionado al uso del celular podría identificarse por:

-Un fuerte deseo por estar en posesión y uso del equipo (usándolo indiscriminadamente al manejar)
-Uso compulsivo que afecta la buena administración del tiempo.
-Irritabilidad e inquietud cuando no se tiene o puede usar.                                                                                                     -Posible disminución progresiva de las actividades que implican interrelación personal directa.
-Persistir a pesar del constante señalamiento del mal uso que le estamos dando al aparato.

A la pregunta de qué es lo más dañino del uso constante de los celulares, explica que la pérdida del tiempo; material del cual está hecha la vida (según la Reina Isabel de Inglaterra).

Menciona como las consecuencias de este exceso: la alteración bioquímica del cerebro a la que me podría inducir el uso compulsivo, cambios importantes en el ciclo del sueño (despierto de madrugada y dormido en el día), con riesgo de crear dependencias a fármacos para inducirse al sueño, dejar de priorizar lo más importantes (trabajo, estudios, familia…) y alejarse de quienes están cerca, por acercarse a los que están lejos; además de volverme “un indeseable” mediante la mala interrelación personal.

¿El hecho de que casi todos queremos resolver determinadas cosas en las redes y los celulares, implica que seamos por lo menos adictos en potencia?

“Casi siempre las adicciones se explican por su sentido funcional y adaptativo; manejándose con ellas realidades psicosociales mediante éstas, como serían la aceptación, desinhibición, cómodo manejo de la ansiedad, depresión… Para diagnosticarla no es suficiente la cantidad de tiempo invertida en la actividad, sino los fines funcionales y adaptativos a los que me ayuda, junto a la persistencia de seguir haciéndolo incorrectamente a pesar de las consecuencias extremadamente negativas que me resulten”, dijo Vargas.

El terapeuta, formado como Master Training para ser docente de los programas Treatnet de Naciones Unidas, a través del UNODC en RD, agrega que alguien que trabaje usando su celular o la computadora con fines laborales, y terminada la faena del día vuelva al uso normal y controlado de los mismos, no cumple con los indicadores de adicción.

Tan claro como ilustrar a un enfermo de cáncer tratado durante un tiempo con morfina, poderoso derivado del opio, donde retirada la sustancia tendría el “síndrome de abstinencia”, pero sin posterior deseo por administrarse nuevamente la droga en su vida cotidiana.

¿Requiere esta adicción de una terapia, o existen formas de que cada persona ponga sus propios controles?
Hanoy Vargas dice que se le atribuye a Hipócrates señalar que no hay enfermedad sino enfermos, cosa cierta en las adicciones, donde quienes la padecen pueden agenciarse diferentes vías para salir, aunque en la mayoría de los casos necesitarán de la ayuda espiritual y/o terapéutica, pues aunque parece decisión fácil, bajo el enunciado popular: “lo que no conviene se deja”, la enfermedad usa el blindaje de la racionalización,impidiendo la introspección sin la cual es imposible motivarse al cambio.

UN APUNTE

¿Qué es una adicción?
La adicción, según la describe la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Como fenómeno multifactorial se explica mediante variables biológicas, genéticas, psicológicas, sociales y espirituales.
Los signos y síntomas que la evidencian están adheridos al pensamiento obsesivo y comportamiento compulsivo; expresándose una perspectiva “presente hedonista”, tal cual lo plantea el psicólogo Philip Zimbardo, tornándose un aquí y ahora aunque perjudique después.

http://elnacional.com.do/soy-adicto-al-celular/

Tags:
Categories: