• Lunes - Sábado De 8:00AM A 6:00PM

  • Dionisio Valera #5 Bella Vista, 10111 Sto Dgo, RD

  • 809 534 6002

El Spice (marihuana sintética)

El término “Spice” (que quiere decir “especias” en inglés)

Se usa para describir una variedad de mezclas de hierbas que producen experiencias similares a las de la marihuana (cannabis) y que se venden en el mercado como alternativas legales y “no peligrosas” de la marihuana. El Spice se vende bajo diversos nombres incluyendo K2, marihuana sintética, fuego de Yucatán y llamarada solar en español, y “fake weed”, “Skunk”, “Yucatan Fire” y “Moon Rocks” en inglés. Estos productos, que vienen etiquetados como “no aptos para consumo humano”, contienen materiales de plantas secas y picadas así como aditivos químicos que son los responsables de sus efectos psicoactivos (que alteran la mente).

Desde hace varios años, las mezclas del Spice se han podido comprar fácilmente a través del Internet, en gasolineras o en los denominados “head shops” o tiendas de drogas ilícitas. Debido a que los productos químicos utilizados en Spice tienen un alto potencial para el abuso y ningún beneficio médico, la Administración para el Control de los Estupefacientes (DEA, por sus siglas en inglés) ha colocado a las cinco sustancias químicas activas que se encuentran con más frecuencia en el Spice en la Categoría I de la Ley sobre Sustancias Controladas, lo que hace que sea ilegal vender, comprar o poseer estas sustancias. Los fabricantes de los productos del Spice tratan de evitar estas restricciones legales sustituyendo diferentes productos químicos en sus mezclas, mientras que la DEA continúa siguiendo de cerca la situación y evaluando la necesidad de actualizar la lista de cannabinoides prohibidos.

Publicidad falsa Las etiquetas en los productos del Spice a menudo afirman que contienen sustancias psicoactivas “naturales” que han sido extraídas de una variedad de plantas. Aunque los productos del Spice sí contienen material vegetal seco, los análisis químicos muestran que sus ingredientes activos son compuestos cannabinoides sintéticos (o “manufacturados”).

Los productos del Spice son muy populares entre los jóvenes, ocupando el segundo lugar después de la marihuana entre las drogas ilícitas más consumidas por los estudiantes del último año de la secundaria. (Son más populares entre los varones que entre las mujeres. En el 2012, casi el doble de los estudiantes varones de 12º grado reportaron haber consumido marihuana sintética en el año anterior a la encuesta, comparado con las mujeres del mismo grupo). El acceso fácil y la percepción errónea de que los productos del Spice son “naturales” y, por lo tanto, inofensivos probablemente han contribuido a su popularidad. Otra razón es que las sustancias químicas utilizadas en los productos del Spice no son fáciles de detectar en las pruebas estándares usadas para comprobar el consumo de drogas.

La prevalencia del uso de drogas en el último año entre los estudiantes del grado 12° en Estados Unidos

¿Cómo se abusa del Spice?

Algunos de los productos del Spice se venden en forma de “incienso”, pero se parecen más al popurrí. Al igual que la marihuana, la manera más común de consumir el Spice es fumándolo. A veces el Spice se mezcla con marihuana o se prepara como una infusión o té de hierbas para beber.

¿Cómo afecta el Spice al cerebro?

Los usuarios del Spice han reportado experiencias similares a las producidas por la marihuana, entre ellas, un estado de ánimo elevado, relajación y alteración de la percepción. En algunos casos, los efectos son aún más fuertes que los de la marihuana. Algunos consumidores reportan efectos psicóticos, como ansiedad extrema, paranoia y alucinaciones.

Aunque hasta el momento no ha habido estudios científicos sobre los efectos del Spice en el cerebro humano, sabemos que los compuestos cannabinoides que se encuentran en los productos del Spice actúan sobre los mismos receptores neuronales que el THC, el principal componente psicoactivo de la marihuana. Sin embargo, algunos de los compuestos encontrados en el Spice se unen con más fuerza a los receptores, lo que podría dar lugar a un efecto mucho más potente e impredecible. Debido a que se desconoce la composición química de muchos de los productos que se venden como Spice, es probable que algunas variedades también contengan sustancias que puedan causar efectos totalmente diferentes a los esperados.

¿Cuáles son otros efectos sobre la salud del Spice?

Las personas que abusan del Spice y que han sido llevadas a los Centros de Control de Envenenamiento informan haber sufrido síntomas que incluyen taquicardia, vómitos, agitación, confusión y alucinaciones. El Spice también puede elevar la presión arterial y causar un suministro menor de sangre al corazón (isquemia miocárdica); en unos pocos casos, se ha asociado con ataques al corazón. Los consumidores habituales pueden experimentar síntomas del síndrome de abstinencia y de adicción.

Todavía no conocemos todas las formas en las que el Spice puede afectar la salud humana o el grado de toxicidad que puede tener, pero una inquietud entre los encargados de la salud pública es que puede haber residuos nocivos de metales pesados en las mezclas del Spice. Al no tener más análisis, es difícil determinar si esta inquietud está justificada

Categories:

Los consumidores de marihuana tienen 5 veces más riesgo de tener problemas de alcoholismo

El alcohol y la marihuana son dos de las drogas con mayor aceptación y menor percepción de riesgo por parte de la sociedad, aún cuando la evidencia es contundente al referirse a los efectos nocivos de dichas drogas para la salud física, psicológica, familiar y social.

El problema se agrava todavía más cuando una de ellas puede propiciar el abuso de otra. Y precisamente eso fue lo que encontró una reciente investigación de la ya conocida publicación científica Journal Drug and Acohol Dependence. La misma observó que los adultos que consumen marihuana tienen hasta 5 veces más riesgo de desarrollar adicción al alcohol, en comparación con aquellos adultos que no consumen marihuana.

En la investigación participaron más de 27.000 adultos, que fueron evaludados en dos oportunidades por un lapso de tres años.

También se encontró que los adultos con problemas relacionados al consumo de alcohol que no utilizaban marihuana, eran más propensos a ingresar a programas de recuperación después de los tres año de investigación. Un dato no menor, porque sugiere que esas personas estaban más dispuestas a buscar ayuda para dejar la bebida.

El riesgo encontrado es muy alto: 5 veces mayores probabilidades de desarrollar problemas con el alcohol. Esperemos que este dato no pase desapercibido y sea tenido en cuenta por los planes de salud, ya que así se podrá prevenir un problema que es capaz de arruinar la vida entera de una persona.

Tags:
Categories:

¿Cuáles son algunos de los efectos de sustancias de abuso específicas?

  • Nicotina: es un estimulante adictivo que se encuentra en los cigarrillos y otras formas de tabaco. El humo del tabaco aumenta el riesgo de un consumidor de contraer cáncer, enfisema, trastornos bronquiales y enfermedades cardiovasculares. La tasa de mortalidad asociada con la adicción al tabaco es asombrosa. El consumo de tabaco acabó con la vida de aproximadamente 100 millones de personas durante el siglo XX y, si las tendencias actuales de tabaquismo continúan, se ha proyectado que el total de muertes en este siglo alcanzará los mil millones.
  • Alcohol: su consumo puede dañar el cerebro y la mayoría de los órganos del cuerpo. Las áreas del cerebro que son especialmente vulnerables a los daños relacionados con el alcohol son la corteza cerebral (en gran parte responsable de nuestras funciones cerebrales superiores, que incluyen la resolución de problemas y la toma de decisiones), el hipocampo (importante para la memoria y el aprendizaje) y el cerebelo (importante para la coordinación de los movimientos).
  • Marihuana: es la sustancia ilegal que más se consume. Esta droga deteriora la memoria a corto plazo y el aprendizaje, la capacidad de concentración y la coordinación. También aumenta la frecuencia cardíaca, puede dañar los pulmones y puede aumentar el riesgo de psicosis en quienes padecen una vulnerabilidad subyacente.
  • Medicamentos recetados: en este grupo se encuentran los analgésicos opiáceos (como OxyContin®y Vicodin®), los sedantes ansiolíticos (como Valium® y Xanax®) y los estimulantes contra el TDAH (como Adderall® y Ritalin®), que comúnmente son mal utilizados en el autotratamiento de problemas médicos o consumidos en exceso con el fin de potenciar su efecto o (especialmente con estimulantes) mejorar el rendimiento. Sin embargo, el mal uso o el abuso de estos medicamentos (es decir, su consumo de otra manera que no sea exactamente como lo indica un médico para los fines prescritos) puede conducir a la adicción, e incluso, en algunos casos, a la muerte. Por ejemplo, con frecuencia se abusa de los analgésicos opiáceos al aplastarlos e inyectarlos o inhalarlos, aumentando así en gran medida el riesgo de adicción y sobredosis. Por desgracia, existe una percepción errónea de que, debido a que estos medicamentos son recetados por los médicos, son seguros, incluso cuando se consumen de forma ilegal o por personas a quienes no se los han recetado.
  • Inhalantes: son sustancias volátiles que se encuentran en muchos productos para el hogar, tales como limpiadores para hornos, gasolina, pinturas en aerosol y otros aerosoles, que inducen efectos que alteran la mente. Con frecuencia son las primeras drogas que prueban los niños o adolescentes. Los inhalantes son sumamente tóxicos y pueden dañar el corazón, los riñones, los pulmones y el cerebro. Incluso una persona sana puede sufrir insuficiencia cardíaca y la muerte en cuestión de minutos con una sola sesión de inhalación prolongada de un inhalante.
  • Cocaína: es un estimulante de acción corta, que puede llevar a los usuarios a tomar la droga muchas veces en una sola sesión (esto se conoce como “atracón”). El consumo de cocaína puede conducir a graves consecuencias médicas relacionadas con el corazón y los sistemas respiratorio, nervioso y digestivo.
  • Anfetaminas: en este grupo se incluye a la metanfetamina. Son estimulantes poderosos que producen sensaciones de euforia y estado de alerta. Los efectos de la metanfetamina son especialmente duraderos y perjudiciales para el cerebro. Las anfetaminas pueden elevar la temperatura corporal y pueden producir problemas graves en el corazón y convulsiones.
  • MDMA (Éxtasis o “Molly”): produce tanto efectos estimulantes como alucinógenos. Puede aumentar la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el estrés de la pared cardíaca. La MDMA también puede ser tóxica para las células nerviosas.
  • LSD: es una de las drogas alucinógenas, o que alteran la percepción, más potentes. Sus efectos son impredecibles y los que la consumen pueden ver imágenes y colores vívidos, oír sonidos y percibir sensaciones que parecen reales, pero que no existen. Los consumidores también pueden tener experiencias traumáticas y emociones que pueden durar muchas horas.
  • Heroína: es un medicamento opiáceo potente que produce euforia y sentimientos de relajación. Enlentece la respiración, y su uso está ligado a un aumento del riesgo de enfermedades infecciosas graves, en especial cuando se consume por vía intravenosa. Las personas que se vuelven adictas a los analgésicos opiáceos a veces los reemplazan con heroína, ya que produce efectos similares y puede ser más barata o más fácil de obtener.
  • Esteroides: si bien se los puede recetar para determinadas afecciones médicas, se abusa de ellos para aumentar la masa muscular y mejorar el rendimiento atlético o la apariencia física. Entre las graves consecuencias del abuso podemos mencionar acné severo, enfermedades del corazón, problemas en el hígado, accidentes cerebrovasculares, enfermedades infecciosas, depresión y suicidio.
  • Combinaciones de drogas. Una práctica particularmente peligrosa y común es la combinación de dos o más drogas. La práctica va desde la coadministración de drogas legales, como el alcohol y la nicotina, a la mezcla peligrosa de fármacos recetados, y a la combinación letal de heroína o cocaína con fentanil (un medicamento opiáceo para el dolor). Sea cual sea el contexto, es fundamental tener en cuenta que debido a las interacciones de las drogas– con otros medicamentos, tales prácticas suelen plantear riesgos significativamente más altos que los fármacos, que ya son nocivos por sí solos.

Para obtener más información sobre la naturaleza y el alcance de las drogas adictivas comunes y sus consecuencias para la salud, consulte el sitio Web del NIDA (www.drugabuse.gov) y www.volver.com.do o para ver los informes de investigación populares (www.drugabuse.gov/ResearchReports/ResearchIndex.html), DrugFacts fact sheets y otras publicaciones.

Tags:
Categories:

Los riesgos del humo de la marihuana

Respirar humo de marihuana pasivamente puede dañar el corazón y los vasos sanguíneos tanto como el humo de cigarrillo, según un estudio preliminar presentado en las Sesiones Científicas de la American Heart Association 2014.

En el estudio, la función de los vasos sanguíneos en ratas de laboratorio se redujo 70% después de que estuvieron expuestas 30 minutos al humo de la marihuana. Incluso cuando la marihuana no contenía tetrahidrocannabinol (THC) -un compuesto de la que produce intoxicación- la función de los vasos sanguíneos todavía estaba afectada.

La disminución de la función de los vasos sanguíneos puede aumentar las probabilidades de desarrollar aterosclerosis y podría conducir a un ataque al corazón. La aterosclerosis es el proceso de la enfermedad que causa acumulación de placa en las arterias y restringe el flujo de sangre.

La mayoría de la gente sabe que estar expuestos pasivamente al humo del cigarrillo es malo, pero muchos no se dan cuenta que el humo de la marihuana también puede ser perjudicial”, dijo Matthew Springer, autor principal del estudio, investigador cardiovascular y profesor asociado de Medicina en la Universidad de California.

La marihuana y el humo del tabaco son química y físicamente iguales, al margen de sus ingredientes activos.

La caída de la función de los vasos sanguíneos a partir del THC de la marihuana sugiere que el compuesto no es responsable del efecto. Del mismo modo, este estudio confirma que la nicotina no se requiere para que el humo interfiera con la función de los vasos sanguíneos.

En el estudio, los investigadores utilizaron una máquina de humo de cigarrillo modificada para exponer las ratas al humo de la marihuana. Una máquina de ultrasonido de alta resolución midió qué tan bien funcionó la principal arteria de la pata de las ratas. Los investigadores registraron la dilatación de los vasos sanguíneos antes de la exposición al humo, 10 y 40 minutos después de la exposición al humo.

Ahora que la marihuana se está legalizando cada vez más en los Estados Unidos, su efecto sobre los demás es un creciente problema de salud pública, dijo Springer.

Si pasas mucho rato en una habitación donde la gente fuma mucha marihuana, se te pueden estar dañando los vasos sanguíneos. No hay razón para pensar que el humo de la marihuana es mejor que el humo del tabaco. Evítalos a los dos”, agregó.

El humo del tabaco de segunda mano causa cerca de 34, 000 muertes prematuras por enfermedades del corazón cada año en los Estados Unidos entre los no fumadores, de acuerdo con el informe reporte Surgeon General 2014, sobre las consecuencias del consumo de tabaco.

 

Se necesita más investigación para determinar si el humo de la marihuana tiene otros efectos similares al humo de cigarro en los seres humanos.

Tags:
Categories: